La tecnología NCC fue desarrollada para misiones espaciales con el fin de controlar el etileno, gas proveniente de la maduración de las plantas. El pequeño tamaño del gas (0.3 micrómetros) no podía ser controlado por ningún filtro excepto está tecnología.

Al llegar a la tierra se utilizó para ionizar espacios cerrados, cargando negativamente las partículas tóxicas en el aire y así precipitándolas para evitar que se inhalaran.

Con el paso de los años hemos mejorado y patententado materiales, catalizadores y fuentes de energía con nuevos avances que logran generar radicales óxidos, como el peróxido de hidrógeno, excelente desinfectante.



Estos avances nos han llevado a que la NASA recibir,

en el 2019, el premio a la
EXCELENCIA EN INNOVACIÓNTECNOLOGICA
otorgado por la
NASA

Aplicamos tecnología del espacio para dar soluciones en la tierra.